Teletrabajo:
la oscura realidad tras la moda de trabajar desde casa

ventajas y desventajas del teletrabajo by jose castello¿Conoces los riesgos y peligros ocultos detrás del teletrabajo? Léelos aquí.

Llámalo cómo quieras: teletrabajo, trabajo en remoto, trabajar online, trabajo desde casa…

La realidad es que la pandemia mundial de COVID ha impulsado este tipo de teletrabajo de una forma casi obligatoria.

No es casualidad que si la gran mayoría se ha visto obligada a teletrabajar, te hayan bombardeado con las ventajas del teletrabajo y sus beneficios.

No obstante, se ha escondido al gran público de forma sistemática las desventajas, riesgos e incluso peligros que se esconden detrás de esta nueva forma de trabajo del siglo 21.

Todo tiene sus pros y sus contras, y el trabajo a distancia no es una excepción a la regla.

¿Los conoces?

Aquí te descubro los más importantes en exclusiva para ti:

Las ventajas del teletrabajo y sus beneficios

Obviamente, cómo casi todo en la vida, el teletrabajo tiene sus PROs, y estos han sido promocionados hasta la saciedad:

  • Eliminación de los traslados y desplazamientos (“Commute Time”)
  • Mayor flexibilidad horaria y laboral
  • Mejor conciliación de la vida laboral y personal
  • Mayor eficiencia debido al uso de más procesos tecnológicos
  • Reducción de costes y aumento de beneficios
  • Reducción del absentismo laboral
  • Acceso a reclutar talento en el extranjero

No obstante, no es oro todo lo que reluce y convenientemente aparte de recalcar las ventajas del teletrabajo, se ha olvidado de publicitar con la misma intensidad las desventajas y peligros del trabajo en remoto.

En mi artículo te voy a descubrir algunos de los más importantes:

Las desventajas del teletrabajo:

1- Pérdida de enfoque en lo importante

Durante mi carrera profesional he generado múltiples negocios de millones de Euros y he batido récords de ventas y beneficios en múltiples sectores y empresas gracias a poner el foco en lo QUE HACER, para después pasar al CÓMO HACERLO.

En otras palabras, los buenos directivos y empresarios, se centran primero en lo que hay que hacer, y lo que NO hay que hacer, para posteriormente definir como hacerlo mejor.

El teletrabajo ha hecho que las empresas en su gran mayoría se centren en cómo informatizar y automatizar más sus procesos, en lugar de replantearse lo que estaban haciendo.

Han centrado su atención más en el CÓMO, que en el QUE.

¿El resultado?

Siguen haciendo las cosas incorrectas que no deberían de hacer, para hacerlas de forma más informatizada.

Y eso nunca genera más beneficios.

Un ejemplo clásico es la educación.

La formación que reciben los más pequeños suele ser bastante deficiente y desfasada para los tiempos que corren.

¿Crees que un centro educativo, que enseña materias obsoletas, mientras evita impartir las habilidades que serán más necesarias para un futuro exitoso, ha mejorado al dar sus clases vía Zoom?

Yo tampoco.

El teletrabajo ha desviado la atención de la gran mayoría para seguir haciendo los mismos productos y servicios mediocres, de otra forma más moderna.

2- Peligros para la salud

Lo quieras o no, el estar sentado delante del ordenador, el teléfono, o la tablet durante más horas que antes, afecta al cuerpo humano:

son tan solo algunos de los problemas que puede causar el trabajar desde casa a largo plazo.

No en vano se ha dicho que estar sentado es el nuevo tabaquismo.

BONUS TRACK:

Aquí puedes ver mi “equipo de teletrabajo” para cuidar tu salud al máximo

 

3- Disminución de la productividad

Antes de la pandemia del COVID ya muchas empresas sufrían de una falta de productividad importante.

No en vano, España se ha encontrado a la cola de la productividad europea durante muchos años.

¿Sabes cuáles son dos de las mayores causas de la baja productividad de las empresas en todo el mundo?

¿Lo adivinas?

Te sorprenderás:

  • Excesivos e-mails y correos electrónicos
  • Excesivas reuniones improductivas

Ahora que la gente trabaja en remoto, se han disparado el número de e-mails, e intensificado el número de reuniones virtuales.

El resultado: somos más improductivos, pero eso sí, hemos tecnificado nuestra improductividad.

BONUS TRACK:

Aquí te dejo mis dos artículos que te explican paso a paso como disparar tu productividad evitando estas trampas:

-Cómo evitar los e-mails y ganar 10 años de vida laboral

-Cómo evitar las reuniones inútiles y liberar tu tiempo para hacer cosas mejores

 

4- Mayor estrés y peor conciliación laboral y familiar

A veces simplemente algunas de las ventajas del teletrabajo que nos han vendido no son ciertas, ahora vamos a ver un par de ellas:

La teoría dice que el teletrabajar desde casa te da flexibilidad horaria y una mejor conciliación de la vida laboral y personal (work-life balance), resultando en un menor estrés y mejor calidad de vida.

Sin embargo a veces pasa todo lo contrario.

La empresa aumenta tu carga laboral de forma desproporcionada, argumentando que ahora te ahorras el tiempo de desplazamiento y las herramientas informáticas propulsan tu productividad, y pide a los empleados responder a más e-mails, y estar más disponibles y no sujetos a un horario tan rígido como el de oficina.

¿El resultado?

  • Más horas trabajo
  • Menos horas de desconexión y reparación
  • Más horas delante de la pantalla
  • Horarios que se alargan a menudo sin necesidad

Cómo suele pasar, de la teoría a la práctica suele haber un trecho, y a veces este trecho es muy amplio.

Al final lo que cuenta, es la realidad, no la bonita teoría que te han vendido.

5- Repulsión del talento vía reducción de salarios

A continuación te explico un caso interesante sobre cómo coger algo que puede tener potenciales beneficios y fastidiarlo para terminar consiguiendo justo lo opuesto.

En teoría una de las ventajas del teletrabajo para las empresas, es la de poder captar talento de todo el mundo.

Eso es bueno y además es meritocratico: los mejores del planeta, estén donde estén, pueden acceder a los mejores empleos.

Pues algunos se han pasado de listos y empresas como Google, Facebook, o Twitter, ya han empezado a discriminar a sus empleados con sueldos distintos según el lugar desde donde teletrabajen.

Para ilustrar el ejemplo imagina dos ingenieros que trabajan para la misma empresa tecnológica y realizan trabajo idéntico:

Uno cobra mucho más por vivir en San Francisco, que otro que lo hace desde Denver.

¿Qué piensas que harán los mejores trabajadores y directivos, ir a empresas que discriminan salarialmente por el lugar de residencia, o a empresas que te pagan con respecto al valor que generas, independientemente del lugar desde donde lo haces?

Al fin y al cabo, el principal deber de un empresario de éxito es saber captar y retener el talento.

No me parece que estas medidas vayan en esa dirección, sino más bien en toda la contraria.

6- Menores posibilidades de promoción si teletrabajas

El teletrabajo no se ha impuesto de forma íntegra, así que hay parte de los empleados que teletrabajan al 100%, mientras otros siguen yendo a la oficina (a esto se le denomina modelo híbrido).

El ser humano es un ser relacional y el roce hace el cariño (o el odio, según sea el caso).

Así que se ha empezado a ver que a menudo, los directivos que son promocionados y ascendidos suelen estar más presencialmente en el lugar de trabajo, que sus compañeros que teletrabajan.

No me parece nada justo que los ascensos vayan a parar de forma más acentuada a aquellos que están presencialmente.

Al final, los mejores, trabajen desde donde trabajen deberían de acceder a los mejores puestos directivos y mejores salarios

BONUS TRACK:

Mi guia probada sobre como conseguir un aumento de sueldo y ganar mucho más

¡Ahora es tu turno!

Si te ha gustado mi artículo por favor compártelo al máximo.

En los comentarios aquí abajo, deja tu experiencia con relación al trabajo desde casa o en remoto.

Y si quieres recibir mi mejor formación para directivos empresarios e inversores, suscríbete aquí.


Toda la Información Incluida en el  Material que recibes es Propiedad Intelectual de  © José Castelló.
Dicha información no puede ser copiada, reproducida, republicada, o posteada,  ni  total ni parcialmente, de ninguna manera sin el consentimiento previo escrito por parte de José Castelló.
José Castelló Executive Education ©, ¡Vive Sin Trabajar! ©, Teletrabajo: la oscura realidad tras la moda de trabajar desde casa  ©,  son Propiedad Intelectual de José Castelló.
Copyright © José Castelló. Todos los Derechos Reservados

Artículos relacionados y recomendados:

  1. Reuniones de Trabajo:
    Guía PROBADA de Súper Productividad


Deja una respuesta

Reglas para Comentarios: La formación que imparto desde José Castelló Executive Education requiere por mi parte, de tiempo, dinero, esfuerzo y dedicación, con el propósito de difundir conocimientos de alto valor añadido para sus alumnos. Todos aquellos comentarios destinados a animarme, y a ayudarme en tal propósito, son bienvenidos: ¡Gracias por alegrarme el día!. Cualquier otro tipo de comentario, será borrado y el usuario bloqueado. También se eliminaran o editaran links de terceros con fines promocionales. Por favor no pongas tu URL en el comentario pues será marcado como spam y por favor utiliza tu nombre PERSONAL y no tu tarjeta profesional o de negocio. Pásalo bien, y bienvenido a la mejor Business School del Mundo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Dani

    Hola Jose!

    Ya no me sorprende que hagas este análisis pese a no haber surfeado esta ola desde dentro 😉

    En mi anterior empresa, durante años traté de trabajar desde casa cuando no estaba con Clientes. El ahorro en desplazamientos, en comer fuera, aumento de productividad… me compensaba totalmente. No todos lo entendían, pero mis resultados me avalaban.

    Cierto es que cuando comenzó la pandemia, aumentaron las reuniones absurdas en las que no encendía la cámara para dedicarme a otras actividades de mayor impacto. También la presión por hacer actividades improductivas con tal de justificar los suelos de los que mandaban. En este caso, los ciegos le decían al tuerto que no veía bien.

    Actualmente tengo implementado el 100% de teletrabajo y lo único que echo de menos es el tema relacional, que seguro que vuelve muy pronto. Creo que debido a que me organizo muy bien, no paso sentado más de lo que necesito. El dormir 8 horas, alimentación adecuada, deporte diario y el fisio mensual me ayudan a mantenerme sano. Respecto a la visión el tiempo dirá… Y en cuanto a la productividad, no tengo exceso de emails ni reuniones improductivas. Tampoco estrés y vivo muy bien respecto a las actividades de ocio.

    En cuanto a los futuros ascensos, mis resultados los marcarán, al estar en una buena empresa con Directores inteligentes.

    Lógicamente, todas las desventajas que indicas son totalmente ciertas, la única diferencia es trabajar en una empresa mediocre, con jefes horribles a hacerlo en una buena compañía donde la meritocracia es lo evaluado.

    Me encantaría escuchar alguna recomendación por tu parte para ser más productivo con el teletrabajo. Quizás anotar una lista priorizada de actividades a primera hora y agendar algo de ocio por la tarde para no mantenerte sentado para siempre 🙂

    Muchas gracias!
    Enjoy!
    Dani

    Pd.: Respecto a tu ejemplo de educación, ¿algún consejo? Desde hace tiempo tengo aparcado en qué colegios educaré a mis hij@s, ya que de momento no hay, porque mi aprendizaje fue escribir, números y algo de historia… en 14 años!!! La pésima calidad de los profesores, al menos en mi caso, tampoco ayudó.

    Responde
    1. José Castelló Post author

      Teletrabajo: la oscura realidad tras la moda de trabajar desde casa

      ¡Muchas gracias Dani por tu comentario y por tu gran aportación a toda la Comunidad de Alumni!

      Excelente análisis cómo de costumbre, señalando puntos, cómo la necesidad relacional de las personas, que omito a propósito para que cada Alumno haga su trabajo personal y sus deberes.

      Obviamente, se puede teletrabajar de maravilla, y es mucho más fácil hacerlo en una empresa cómo la tuya actualmente, que claramente no es el estándar más habitual (más bien lo contrario).

      En cualquier caso, como todo en la vida, hay que tener presentes las ventajas cómo los posibles peligros e inconvenientes, de la misma forma que un buen inversor analiza los pros y los riesgos de cualquier inversión.

      En la actualidad, y debido a la necesidad forzada del teletrabajo, detecto una superabundancia de artículos y propaganda que solo se dedica a ensalzar las potenciales ventajas (y digo potenciales, porque como muchos descubrirán pronto, una cosa es la teoría y otra distinta es la práctica).

      Es por ello que creí conveniente, hacer un análisis del lado menos conocido y popular sobre este tema, para que cada Alumno esté atento en su caso particular, y logré evitar los peligros que le sean aplicables de manera efectiva.

      Con respecto al tema del aumento de Productividad y de la formación de las nuevas generaciones, son unos de los 500+ artículos que tengo en mi cola de producción.

      Sigue atento a este canal, que seguro podrás verlos próximamente.

      ¡Un fuerte abrazo y Pura Vida!

      Responde
  2. Ricard

    hola Jose´,

    Como siempre acertando en tus observaciones. En lo largo de mi experiencia laboral he podido experimentar en mis propias carnes algunos de los abusos que comentas en el teletrabajo, el aumento de malestar físico, horas y horas en un ordenador en reuniones dónde no se decidía nada, horarios extensísimos y por si fuera poco los mails de costumbre de altas horas de la madrugada esperando respuestas ràpidas.

    Todo no son despropòsitos, debo admitir que con una buena estrategia y planificación, puede resultar una herramienta muy útil, también en las grandes distancias, y que ha resuelto grandes problemas en esta pandemia.
    Como dice Dani en su anterior comentario, el tiene una buena experiencia en este campo, lo cuál me alegra.
    Podría ser interesante asociar la madurez organizativa de las empresas y el teletrabajo, creo que son proporcionales; al vez la capacidad individual de cada uno en ser consciente de los timings empleados en el teletrabajo.

    Un dato importante, que cabría confirmar con estudios , es la disminución de la productividad. Largas horas delante un ordenador, posiciones incorrectas, excesiva focalización en una pantalla, problemas técnicos, falta de apoyo del equipo (socialización)… crean sindromes de “no llegar”, aumentando el estres considerablemente.

    Como he dicho anteriormente, el secreto tiene que estar en saber discernir la vida laboral de la personal, pero en el teletrabajo esa linea es excesivamente fina.

    Responde
    1. José Castelló Post author

      Teletrabajo: la oscura realidad tras la moda de trabajar desde casa

      ¡Muchas gracias Ricard por tu excelente y muy bien trabajado comentario!

      Uno de los errores más comunes que cometen muchas personas es generalizar las experiencias propias cómo universales y extrapolar para todo el mundo.

      Es decir, si alguien tiene una experiencia muy positiva con el teletrabajo, piensa que para todos es igual, y que el teletrabajo solo tiene bondades y ventajas.

      De igual manera, si alguien tiene una experiencia negativa con el teletrabajo, suele demonizarlo y pensar que todo son desventajas.

      Por mi parte, yo intento analizar cualquier tema en profundidad siempre teniendo en mente que suele haber ventajas y desventajas a la vez, o si lo prefieres, riesgos y oportunidades.

      Cuando temas cómo el teletrabajo se han tenido que implementar a la fuerza (no ha quedado otra alternativa con la pandemia del COVID), la narrativa mayoritaria se ha decantado interesadamente por promulgar y difundir sus ventajas potenciales.

      Sin embargo, he visto más bien poco análisis crítico con respecto a los inconvenientes y desventajas.

      Es por ello, que he intentado con este artículo, dar un poco de luz sobre un tema que parece inadvertido o escondido para la mayoría.

      Con ello pretendo que mis alumnos tengan la información más objetiva para intentar aprovechar las ventajas, y mitigar los riesgos.

      Los peligros y desastres más grandes suelen darse cuando la gente ignora o desconoce los riesgos de los asuntos, como por ejemplo, la gran crisis subprime, que estalló debido a que la gran mayoría pensaba que el ladrillo era una inversión más que segura y que estaba exenta de estos peligrosos riesgos que aquí menciono.

      Entender el riesgo de algo o su lado oscuro, es siempre una valiosa herramienta para evitar grandes desgracias, y obtener buenos resultados.

      Esas son el tipo de herramientas que cimientan mi éxito personal y que el de mis alumnos en José Castelló Executive Education.

      ¡Un fuerte abrazo y Pura Vida!

      Responde
  3. Amalia Mª Seoane Otero

    Interesante artículo, sobre todo respecto a las desventajas del teletrabajo de las que normalmente no se suele hablar.

    Yo nunca teletrabajé. Sí conozco a gente que lo hizo pero sólo durante unos meses.
    Me da la impresión de que la productividad no es la misma que en tu centro de trabajo porque al trabajar en tu propia casa, por ejemplo, también tienes más distracciones a la hora de trabajar. Y quizá en el caso de las mujeres tenemos aún más porque al depender de nosotras la mayoría -todavía es lo habitual- de la organización del funcionamiento de la casa, a veces cuando hacemos descansos nos ponemos a trabajar en cosas de la casa, lo que nos cansa aún más. Es hacer dos trabajos a la vez.

    Otro aspecto a tener en cuenta es el de la sociabilización. Mucha gente que conozco no quiere el teletrabajo porque necesita ver y hablar y tener contacto real con sus compañeros. El teletrabajo sería una manera de encerrarlos en una cápsula sin contacto humano, lo que tendría como consecuencia más automatización y más convertirnos quizá en pequeños robots. A mucha gente esta situación le agobia.

    Responde
    1. José Castelló Post author

      Teletrabajo: la oscura realidad tras la moda de trabajar desde casa

      ¡Muchas gracias Amalia por tu comentario y tu aportación!

      El tema social, que tú mencionas para mí es crucial. Es por ello que todos los programas que imparto son presenciales.

      ¡Un fuerte abrazo y Pura Vida!

      Responde