De todos los errores de los directivos este es el Nº1
¿Lo conoces?

el peor de los errorres directivosHay muchos errores directivos: este es el que acabará más rápido con tu negocio

Hay infinidad de errores directivos que se pueden cometer.

Emprendedores, empresarios, directivos, CEOs y otros managers cometen cientos de ellos cada día.

Sin embargo, no hay error más grave, ni peligroso, que el que te voy a descubrir aquí.

Es el error que más rápidamente te llevará a quebrar tu carrera, tu negocio y tu empresa.

Y es más, estoy seguro de que no lo adivinarías ni en un millón de años.

¿Te apuestas algo?

Los beneficios de evitar el peor de todos errores directivos

Si es la primera vez que visitas mi sitio de Executive Education quizás desconozcas que he logrado todos estos grandes éxitos únicamente reservados a un pequeño grupo de personas en el Mundo:

Si quieres ver toda mi asombrosa lista de éxitos, aquí puedes hacerlo.

Te cuento todo esto para demostrarte que evitar los grandes errores directivos, es altamente rentable.

Pero la otra cara de la misma moneda es que muy poca gente logra hacerlo bien.

Así que volviendo a nuestra apuesta…

¿Cuál es crees que es el peor error directivo que se puede cometer?

Intenta pensar tu propia respuesta para compararla con la mía. A ver si aciertas.

Los errores directivos habituales

Si buscas en internet hay multitud de artículos que hablan sobre los errores directivos.

Entre los más habituales se suelen citar los siguientes:

  • Falta de comunicación
  • Mal comportamiento con los empleados.
  • Falta de planificación y descuido de los objetivos.
  • No delegar.
  • Olvidarse de la formación.

Y así un largo etc. de errores que puede cometer un directivo o empresario.

Pero en realidad ninguno de estos es tan crítico cómo lo que te voy a contar.

¿Estás listo?

El error más peligroso que puedes cometer cómo directivo

De todos los errores directivos que puedes cometer el más peligroso de todos es:

NO CAMBIAR A TIEMPO.

Así de simple aparentemente, pero así de complejo en la realidad.

Esto es así, porque para hacerlo correctamente, debes:

  1. Saber cuando cambiar y cuando no.
  2. En caso de que se deba cambiar, acertar en la dirección del cambio.
  3. Ser capaz de ejecutar dicho cambio de manera impecable.

Habitualmente se ponen en contacto conmigo directivos y empresarios para que les ayude a conseguir resultados extraordinarios en sus negocios.

Para simplemente evaluar su solicitud lo primero que intento hacer es medir su capacidad de entender y aplicar este tema.

Para mi sorpresa, muchos de ellos tienen un alto grado de incapacidad para lograrlo.

Y a continuación te explicaré el escenario más habitual, y porque se da.

El error directivo del éxito pasado

Muchas veces, el reputado empresario o  alto directivo que me contacta es un profesional con un cierto background de éxito.

Ha fundado su negocio, o lo ha hecho crecer cómo directivo durante muchos años, obteniendo unos resultados buenos sin dudas.

Ahora se pone en contacto conmigo, porque quiere llevar su negocio al siguiente nivel.

Cuando le digo que no voy a ser capaz de ayudarlo, a menudo queda sorprendido.

“¿Por qué?” (me pregunta).

A continuación le explico que básicamente hay tres razones por lo que no le puedo ayudar:

  • En primer lugar, lo que le ha funcionado hasta ahora, ha sido en gran parte debido a la buena suerte y unas condiciones de mercado favorables
  • Después veo, que los cambios que debe afrontar el negocio para triunfar a largo plazo son significativos y drásticos
  • Y finalmente, mi impresión sobre él, es que no sé si será capaz de entender y ejecutar dichos cambios

Obviamente, muchos no se lo toman muy bien, pero esta es la ventaja de tener la vida solucionada a nivel económico:

No tienes que decir las cosas que los clientes quieren oír, sino que puedes decir las cosas como las ves con tal de seleccionar a los alumnos que quieren ser entrenados.

Pero, ¿de dónde proviene esta falta de capacidad de aceptar la realidad, y de tomar las decisiones correctas?.

Ahora te lo explico.

El Ego del directivo basado en resultados sin análisis

El haber tenido éxito, hace que a menudo la gente tenga el ego inflado, y vea en su gestión más habilidad de la que realmente hay, cuando en realidad se trató de pura suerte.

Un claro ejemplo de esto son las burbujas y crisis económicas.

Antes de la crisis subprime, conocí a muchos empresarios y directivos en el sector inmobiliario y de construcción en España que se creían la última Coca Cola en el desierto.

Se jactaban de su habilidad empresarial y directiva, mientras presumían de sus crecimientos de ventas y operaciones cómo si fueran los mejores directivos del planeta.

¿Qué es lo que pasaba?

Qué España estaba viviendo un frenesí especulativo de viviendas, en el que se construyeron en España más viviendas que en Francia, Alemania y Reino Unido juntos.

Cualquier tonto en ese sector se consideraba un genio.

¿Qué pasó?

La burbuja estalló, y muchos de estos genios se vieron en la bancarrota.

Mientras, esto pasaba, yo batía récords de ventas y beneficios históricos en la empresa que dirigía y que operaba en el mismo sector.

Si tu ego te impide ver que los buenos resultados obtenidos, no han sido en gran parte conseguidos por tu buena gestión, sino por otros factores, difícilmente te voy a poder ayudar.

El sesgo cognitivo de creer que el futuro se parecerá al pasado

En algunos casos el problema es peor todavía porque realmente el directivo sí que tomó decisiones muy buenas o superiores que dieron excelentes resultados.

¿Entonces cuál es obstáculo?

Que sigue pensando que lo que funcionó en el pasado, seguirá funcionando en el futuro, y eso no es así.

¿Una prueba de ello?

Solo hace falta mirar hacia atrás y ver la evidencia que lo demuestra:

  • En 1958 la vida media de las empresas del Standard & Poors 500 era de 61 años.
  • En 2016 es de menos de 18 años.

Eso es una reducción de más de un 70%.

¿Acaso las compañías del S&P 500 no habían tomado grandes decisiones en el pasado que les habían colocado entre las empresas más importantes del país?

Pues claro.

¿Y qué pasó?

Que el futuro dejó de parecerse al pasado y no supieron rectificar a tiempo.

Sus éxitos anteriores les cegaron a la hora de tomar sus decisiones futuras.

¿Te suenan Eastman Kodak, National Semiconductor, Sprint, US Steel, Dell, y el New York Times?

Pues ya no están en el S&P 500, y eso por no hablar de Enron y Lehman Brothers.

Si sigues pensando que porque tuviste éxito en el pasado, la estrategia que tienes ahora es la correcta, muy probablemente la cosa acabará mal, y mucho antes de lo que piensas.

Ejercicios: Ahora es tu turno

Si te ha gustado mi artículo compártelo con los directivos, empresarios y colegas, que pueden beneficiarse de ello, y evitar este costoso error.

Si has aprendido algo de mi artículo o conoces algún ejemplo en persona de lo que explico, no dudes en hacérmelo saber en los comentarios aquí abajo.

BONUS #1: Seleccionando a los mejores directivos, empresarios e inversores

Si quieres entrenar conmigo, te invito a que te suscribas aquí.

Y si eres alguno de los muchos directivos y empresarios que quieren que les ayude en persona, te sugiero que hagas un buen auto -análisis de tu situación (pasada y presente), utilizando mi artículo cómo guía.

Si no eres capaz de pasarlo con nota, los dos nos habremos ahorrado un tiempo valiosísimo.

¡Buena suerte y ánimos!


Toda la Información Incluida en el  Material que recibes es Propiedad Intelectual de  © José Castelló.
Dicha información no puede ser copiada, reproducida, republicada, o posteada,  ni  total ni parcialmente, de ninguna manera sin el consentimiento previo escrito por parte de José Castelló.
José Castelló Executive Education ©, ¡Vive Sin Trabajar! ©, De todos los errores de los directivos este es el Nº1 ¿Lo conoces?  ©,  son Propiedad Intelectual de José Castelló.
Copyright © José Castelló. Todos los Derechos Reservados

No hay artículos relacionados.


Deja una respuesta

Reglas para Comentarios: La formación que imparto desde José Castelló Executive Education requiere por mi parte, de tiempo, dinero, esfuerzo y dedicación, con el propósito de difundir conocimientos de alto valor añadido para sus alumnos. Todos aquellos comentarios destinados a animarme, y a ayudarme en tal propósito, son bienvenidos: ¡Gracias por alegrarme el día!. Cualquier otro tipo de comentario, será borrado y el usuario bloqueado. También se eliminaran o editaran links de terceros con fines promocionales. Por favor no pongas tu URL en el comentario pues será marcado como spam y por favor utiliza tu nombre PERSONAL y no tu tarjeta profesional o de negocio. Pásalo bien, y bienvenido a la mejor Business School del Mundo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Dani

    Hola Jose!

    Me ha encantado el artículo 😉

    Había pensado que el mayor error podría ser:
    “No generar cada vez más ahorros/beneficios“ pensando en uno mismo, pero evidentemente también aplicable a su trabajo en la empresa.

    Un análisis rápido de mi situación sería que no me costó mucho terminar 2 carreras, aprobar una fuerte selección en una entidad bancaria, entender que debía huir de dicho sector y aprobar una oposición de entre 8.000 perdonas para 75 plazas.

    No lo cuento por fardar ni mucho menos, ya que siempre lo vi como lo lógico y normal, sino para ser consciente que para el nuevo puesto actual, en el que sin tu ayuda habría sido imposible, he de esforzarme al máximo, CAMBIAR A TIEMPO/ADAPTARME constantemente así como aplicar cada una de las técnicas de tu libro y del blog.

    Agradecido eternamente porque has sido Jose el motor del cambio.

    Pura Vida!
    Dani

    Responde
    1. José Castelló Post author

      De todos los errores de los directivos este es el N.º 1 ¿Lo conoces?

      ¡Muchas gracias Dani por tus palabras y por compartir tu experiencia personal!

      Lo que dices es muy interesante, y al igual que tú hay mucha gente que confunde resultados con errores.

      El no generar beneficios, ahorros, etc., es la consecuencia de dichos errores, no el error en sí. Es un resultado, no una causa del mismo.

      Por mi experiencia la gran mayoría de la gente (empresarios, directivos, inversores), no sabe cuando debe cambiar, y en qué dirección hacerlo.

      Tienen la costumbre, de que si algo funcionado durante un cierto tiempo, siguen aplicándolo, aun cuando las circunstancias que les rodean, han cambiado de forma tal, que su estrategia anterior ha quedado obsoleta.

      Yo siempre he sido capaz de ir varios pasos por delante de la gran mayoría de la gente, porque me he pasado la vida entrenando con los mejores.

      Todos mis alumnos que esperan replicar total o parcialmente mis éxitos, deben ser capaces de aprender esta habilidad.

      De lo contrario, tarde o temprano, quedarán obsoletos.

      ¡Un fuerte abrazo y Pura Vida!

      Responde