Cómo invertir en formación
cuando tu pareja NO quiere que lo hagas

Cómo invertir en formación cuando tu pareja NO quiere que lo hagasGuía práctica para pagar la mejor formación y convencer a tu pareja para realizar esa inversión

Invertir en la mejor formación es una de las formas más inteligentes y fiables para lograr objetivos ambiciosos cómo ser un excelente directivo o empresario, amasar una pequeña fortuna, o ser un excelente inversor.

Mis Programas de Executive Education atraen a miles de alumnos de todo el mundo, que buscan conseguir dichos objetivos y que están dispuestos a invertir en sí mismos para lograrlo.

Desafortunadamente, muy a menudo, me he encontrado con que sus parejas acaban siendo un obstáculo insuperable para que lo hagan realidad.

Frases como estas no me son para nada extrañas:

«José, me hacía tremenda ilusión participar en tu Programa, tengo el dinero para hacerlo, pero mi pareja no me deja…»

O bien…

«Con todo el dolor de mi corazón tengo que cancelar mi asistencia a tu Programa de Formación porqué mi pareja me está haciendo mi vida imposible…»

Si esta situación te es familiar, no te preocupes, porque he diseñado una Guía Práctica con varias tácticas probadas, para que convenzas a tu pareja (sea hombre o mujer), y puedas asistir a mis Programas de Executive Education.

Al fin y al cabo, si lo logras, los dos os beneficiaréis de ello 🙂

1- El mejor argumento para invertir en mi Formación:  Reinversión de beneficios

Uno de los problemas principales de invertir en formación, es que mucha gente no sabe diferenciar un gasto de una inversión, y por eso les cuesta tanto tomar la decisión correcta.

En el caso de mis Programas de Executive Education, no hace ni falta entrar en este argumento, porque ni tan solo se trata de una inversión, sino una reinversión de beneficios.

Muchos de mis alumnos que han leído y puesto en práctica mi BestSeller y los artículos de mi sitio web han ganado decenas de miles de Euros con ello, y no han invertido más de 15 en Euros en adquirir dichos conocimientos.

Cuando se plantean asistir a uno de mis Programas Presenciales, no se trata de hacer una inversión que puede tener un cierto retorno o no, sino que se trata de destinar parte de los beneficios YA obtenidos, en conseguir un entrenamiento todavía mucho mejor.

Por que no se trata de un gasto, ni tan solo de una inversión, sino una reinversión de lo ya obtenido.

Literalmente el riesgo de pérdida es cero. No encontrarás una inversión más segura en toda tu vida.

2- Contra el argumento de que: «Mejor hay que ahorrar»

Un argumento típico que tu pareja puede esgrimir para que no inviertas en tu formación es que es mejor ahorrar ese dinero.

Nadie es más fan del ahorro que yo.

Pero una vez obtenido un cierto nivel de ahorro gracias la utilización de mis conocimientos, has de invertir en proteger y aumentar tu capital, de lo contrario corres el riesgo de perder lo acumulado.

En otras palabras, ese ahorro que pretende tu pareja al no invertir en mejor formación ahora, lo acabaréis pagando más adelante ambos con intereses.

Por tanto en realidad, no te estás ahorrando el importe la matrícula del Programa, sino que estás retrasando y aumentando dicha salida de dinero, en forma de toma de malas decisiones económicas posteriores.

En esta vida, todo tiene un precio, y el NO invertir en buena formación, no es una excepción.

Para muestra un botón: Aquí podrás ver el caso real de Francisco, que también se «ahorró» el «coste de invertir en buena formación para aprender a invertir», y le acabó costando 6,5 Millones de Euros.

Ahora pregúntale a tu pareja cómo quiere pagar: ahora o más adelante con intereses.

Pero que no tenga duda de que la factura vendrá. Eso está garantizado.

3- Contra el argumento del gasto alternativo

Otro problema típico con el que me escriben mis alumnos, es que la pareja no quiere gastar en formación, porque prefiere destinar ese dinero a otro tipo de gasto, por ejemplo renovar una habitación de la casa, comprar un coche nuevo, o realizar un viaje.

En este caso la argumentación es mucho más fácil: la habitación, el coche, o el viaje,  son gastos. Nunca tendrán un retorno de inversión.

En cambio la inversión en buena formación es una magnífica inversión, y eso significa que después dará suculentos retornos.

En mi vida he invertido cientos de miles de euros en Súper Formación.

Cada vez que la pagaba, podría haberme dado una vuelta al mundo o comprado un deportivo por el valor del importe desembolsado.

¿Sabes cuál es la diferencia de no haberlo hecho?.

Si lo hubiera hecho ahora ya no quedaría nada de ese gasto (más allá del disfrute pasado del mismo).

En cambio, la formación en la que invertí es la que me ha permitido jubilarme a los 38, vivir durante muchos años en paraísos terrenales alrededor del mundo, y disfrutar de mi familia y amigos al máximo.

No hay ningún rico que no prefiera invertir a gastar, y la razón es muy simple: las buenas inversiones pagarán tus gastos por muchos años. Los gastos no lo harán.

4- La táctica del soborno

Esta táctica no me gusta mucho personalmente, pero si dispones de los fondos necesarios, puede ser efectiva en situaciones complicadas.

Se trata de replicar el coste de la formación en gasto para la pareja.

Por ejemplo, imagina que quieres hacer un Programa de formación cuya matrícula es de 10.000 Euros, y tu pareja se niega en redondo que gastéis «tanto dinero» en ello.

La táctica del soborno consiste en programar un gasto que a ella le gusta, por el mismo importe:

«Cariño sé que puede parecer una inversión fuerte, pero estoy seguro de que nos dará buenos rendimientos a futuro. Si accedes a que la haga, entonces también haremos ese viaje/reforma/compra, etc.. que te hacía tanta ilusión»

Si todo va según lo previsto, los rendimientos de la formación pagarán su propio importe, y el importe del «regalo-soborno».

Ya se sabe que la buena formación, te paga muchas veces su importe 😉

5- Establecimiento de fondos discrecionales

Y finalmente una táctica elegante para los más planificadores: los fondos discrecionales

Si llevas unas finanzas conjuntas con tu pareja, podéis establecer unos fondos reservados para cada uno, que cada uno puede gastar en lo que le plazca.

Por ejemplo, si tenéis unos ahorros conjuntos de 100.000 Euros, cada uno puede tener un fondo de 10.000 euros que puede gastar/invertir de forma unilateral sin consentimiento del otro.

Ya sea para inversiones en formación o caprichos, uno puede disponer de ellos sin aprobación de la pareja.

Para los otros 80.000 Euros restantes de ahorro, la decisión sobre qué hacer con ellos debe ser consensuada.

Un beneficio adicional de esta táctica, es que los beneficios/rendimientos/dividendos obtenidos de la formación pueden «rellenar» de nuevo tu fondo discrecional.

Con el paso del tiempo tu fondo discrecional habrá aumentado en tamaño, mientras que si tu pareja en lugar de invertirlo, simplemente lo ha gastado, habrá pasado a 0.

Cuando se queje a este respecto, podrás mencionar que no hay mejor prueba que esta para demostrar que sabes invertir mejor que ella: mientras tú has multiplicado tu fondo discrecional, ella simplemente lo ha hecho desaparecer.

Esto debería simplificar mucho tu habilidad de invertir en futuras formaciones.

BONUS TRACK: Aprendiendo de la pareja más rica del Mundo

Hace poco un amigo me comentó que Jeff Bezos, el fundador de Amazon, se había divorciado de su esposa Mackenzie, y el divorcio le había costado 38.000 Millones de Dólares.

Mi amigo dijo que:

«La pareja de Bezos le había salido muy cara».

A esto le respondí:

«Todo lo contrario, hay muchas parejas que salen mucho más caras.

McKenzie llevaba 25 años casada con Jeff, estuvo allí desde el principio apoyandole en su primera inversión cuando fundó Amazon para vender libros usados, dejando un trabajo muy lucrativo en Wall Street.

Gracias a ello, y a muchas más decisiones correctas, Jeff llegó a ser el hombre más rico del planeta con un patrimonio de más de 150.000 Millones de dolares

En mi opinión, la pareja más cara, no es la que te cuesta 38 Mil Millones de doláres cuando se divorcia despues de haberte ayudado a ser el hombre más rico de la Tierra, sino la que te pone palos en las ruedas desde el principio, y te impide tomar las decisiones correctas para lograr tu primer millón de dolarés.

Esa es la pareja más cara que puedas tener en tu vida».

Cómo ya viene siendo costumbre, mi amigo me miro y dijo:  «¡Amén Sensei!».

Ahora es tu turno

Bueno, ahora ya lo sabes, si tienes problemas para invertir en mi formación, aquí te he dejado un buen abanico de técnicas para superarlos.

Si conoces alguna táctica adicional, explícala por favor aquí abajo en los comentarios, y si tienes algún amigo o conocido que pasa por estos problemas, no dudes en enviarle mi Guía.

¡Gracias por adelantado y buena formación!


Toda la Información Incluida en el  Material que recibes es Propiedad Intelectual de  © José Castelló.
Dicha información no puede ser copiada, reproducida, republicada, o posteada,  ni  total ni parcialmente, de ninguna manera sin el consentimiento previo escrito por parte de José Castelló.
José Castelló Executive Education ©, ¡Vive Sin Trabajar! ©,  Cómo invertir en formación cuando tu pareja NO quiere que lo hagas ©,  son Propiedad Intelectual de José Castelló.
Copyright © José Castelló. Todos los Derechos Reservados

No hay artículos relacionados.


Deja una respuesta

Reglas para Comentarios: El Proyecto de ¡Vive Sin Trabajar! requiere por mi parte, de tiempo, dinero, esfuerzo y dedicación, con el propósito de difundir conocimientos de alto valor añadido para sus lectores. Todos aquellos comentarios destinados a animarme, y a ayudarme en tal propósito, son bienvenidos: ¡Gracias por alegrarme el día!. Cualquier otro tipo de comentario, será borrado y el usuario bloqueado. También se eliminaran o editaran links de terceros con fines promocionales. Por favor no pongas tu URL en el comentario pues será marcado como spam y por favor utiliza tu nombre PERSONAL y no tu tarjeta profesional o de negocio. Pásalo bien, y bienvenido a la República Independiente de mi Blog.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Toni

    ¡Muy buenas José!

    Por suerte nunca he tenido este problema para invertir en mi formación, una de mis prioridades.
    Si alguna vez me ocurriera esto y no comparte mi visión de Lifelong Learning, tendría claro que me habría equivocado escogiendo a mi pareja y que no es la mujer de mi vida.

    Ánimo y suerte para quienes sufran este inconveniente…

    Muchas gracias y un abrazo!
    Enjoy!
    Toni

    Responde
    1. José Castelló Post author

      Cómo invertir en formación cuando tu pareja NO quiere que lo hagas

      ¡Muchas gracias por tu comentario Toni!

      Eres un afortunado al no haberte encontrado nunca con esta situación.

      Desgraciadamente hay veces que estos «hallazgos» se realizan una vez la pareja ya tiene hijos en común, u otro tipo de ataduras que o motivaciones, que hacen que se imponga una negociación inteligente.

      Al fin y al cabo, vivir en pareja significa hacer concesiones.

      Mi artículo va destinado a aquellos alumnos que no quieren y/o no pueden cambiar de socio vital, aportándoles herramientas para una negociación mejor, apartada de personalismos y emociones, que les permita llegar a un acuerdo más beneficioso para todas las partes.

      Al fin y al cabo, si lo consiguen, todos saldrán beneficiados, incluyendo la pareja que se oponía al principio 😉

      ¡Un fuerte abrazo y a seguir así!
      ¡Pura Vida!

      Responde
  2. Edu

    Hola José
    Muy interesante artículo, como de costumbre.
    Después de revisar una por una las tácticas , me ha resultado especialmente interesante la del fondo discrecional. No obstante, releído el atículo me he sentido muy afortunado y aliviado a la vez al constatar que en mi caso no deberé utilizar ninguna de ellas.
    La inversión en formación es inexorable en mi vida. De igual manera, la segunda gran inversión, es saber escoger tu «socia/o» de viaje por este fabuloso viaje al que llamamos vida. Si ese viaje lo vas a hacer con alguien que va a cuestionar algo tan obvio y además vas a tener que poner en marcha alguna de las tácticas que comentas, muy probablemente el viaje o no acabe bien o sea un tormento.
    Entiendo que hay infinidad de casuísticas pero en mi caso, tengo la fortuna de compartir este viaje con una persona maravillosa que respeta mis decisiones y me apoya en aquello que es un bien para mi, que en definitiva es un bien para toda la familia.
    Una vez más, gracias por transmitir valor en cada artículo Maestro!
    Un abrazo y Pura Vida!

    Responde
    1. José Castelló Post author

      Cómo invertir en formación cuando tu pareja NO quiere que lo hagas

      ¡Muchas gracias por tu comentario Edu!

      Comparto al 100% contigo todo lo que dices.
      De igual manera, al igual que tú, soy muy afortunado al compartir en casa una política muy clara de inversión en formación constante y de calidad.

      Desafortunadamente, y teniendo en cuenta el volumen de lectores y alumnos que tengo en todo el Mundo, he podido constatar con tristeza que a veces, hay discrepancias dentro del seno de la pareja que impiden al final realizar formaciones que hubieran sido muy útiles para los dos.

      Mi artículo cómo tú ya bien has intuido, va destinado para estos alumnos.

      En cualquier caso, y cómo suele pasar, los excelentes alumnos cómo tú, no desaprovechan la oportunidad de aprender algo útil: cómo apreciar a la gran pareja que tienen y reconocérselo, o usar alguna otra táctica en algún otro campo que crean conveniente (transferencia de conocimientos).

      ¡Un fuerte abrazo y Pura Vida!

      Responde